Los hallazgos de este estudio muestran diferencias de género sobre la Creatividad Matemática, encontrándose un efecto significativo que favorece a las mujeres.

 
La creatividad matemática se relaciona con la capacidad de crear ideas, soluciones o preguntas que resultan novedosas desde la perspectiva de quien las genera. El desarrollo de esta habilidad es relevante en matemática a nivel profesional y escolar. La investigación realizada por Paulina Araya, Valentina Giaconi y María Victoria Martínez,  con el apoyo financiero del CNED, tenía como propósito determinar la influencia de los entornos didácticos en la creatividad matemática de los estudiantes. Para ello se evaluó la creatividad matemática de 576 estudiantes de 5° básico pertenecientes a 21 cursos y 17 escuelas de Santiago de Chile y se emplearon modelos multinivel para indagar el efecto de distintos entornos didácticos.
 
Los resultados muestran que el efecto del aula explica un 16% de la varianza total en la creatividad matemática de los estudiantes participantes. Una vez incorporados las variables de control “Nivel socioeconómico”, “Género” y los resultados de “Simce”, se observó que aquellos estudiantes que estuvieron en un entorno didáctico con una enseñanza caracterizada por involucrarlos de forma activa en la construcción de ideas y cuyos profesores mostraron una mayor capacidad para variar la dificultad de los problemas matemáticos, obtuvieron puntajes de creatividad matemática (en adelante CM) significativamente más altos. Estos hallazgos relevan la importancia del trabajo en el aula para el desarrollo del pensamiento matemático creativo.
 
En esta línea, el presente estudio se pregunta de qué manera los entornos didácticos donde se desenvuelven los estudiantes influyen en su capacidad de desplegar pensamiento matemático creativo. Siguiendo la literatura en el campo, esta investigación, por un lado, evalúa la CM de los estudiantes y, por otro, caracteriza el trabajo en el aula a través del lente teórico de entornos didácticos, permitiendo hallar relaciones entre ambos constructos e identificando aquellos tipos de entornos didácticos que favorecen el pensamiento matemático creativo en sus estudiantes.
 
La Creatividad Matemática se relaciona con la capacidad de crear ideas matemáticas que son novedosas desde la perspectiva de quien las genera. En la actualidad, la literatura internacional ha propuesto formas de evaluar esta habilidad, generalmente mediante el uso de problemas de respuesta múltiple, que permiten a los sujetos generar distintas soluciones a una misma pregunta. Dichas soluciones poseen distintos niveles de sofisticación y pueden analizarse a partir de las dimensiones fluidez, flexibilidad y originalidad. La presente investigación evaluó de manera confiable la CM de 576 estudiantes pertenecientes a 21 cursos y 17 escuelas de la Región Metropolitana.
 
El  estudio confirma la influencia del aula escolar en el desarrollo de la capacidad inventiva en ámbitos matemáticos, y contribuyen a identificar algunas características del aula y del profesorado que, en conjunto, tienen un efecto positivo en su desarrollo, a saber: el involucramiento activo de los estudiantes en el trabajo con las ideas matemáticas de la clase, la comunicación entre distintos actores del aula, la capacidad del maestro de retroalimentar las ideas o preguntas de estudiantes dando mayor responsabilidad al alumno sobre la construcción de ideas matemáticas, el trabajo en tareas que resulten desafiantes, y la capacidad del maestro de variar la dificultad de los problemas que da a sus alumnos. Estas características, en su conjunto, logran impactar positivamente la habilidad estudiada una vez que se controlan factores como NSE, género y Simce. Estos resultados muestran la importancia de que los maestros involucren a los estudiantes en la actividad matemática de la clase con actividades que los desafíen y les permitan pensar en cuestiones no triviales, brindando el espacio para que estos realicen aportes y contribuyan en la búsqueda de soluciones matemáticas.
 
Los hallazgos de este estudio muestran diferencias de género sobre la CM, encontrándose un efecto significativo que favorece a las mujeres. Este resultado coincide con estudios norteamericanos (Evans, 1964; Jensen, 1973; Mann, 2009; Prousse, 1967). El estudio de Mann (2009) mediante modelos de regresión analizó el efecto del género sobre la CM encontrando que este factor contribuye a explicar un 0,47% de varianza y que la diferencia es favorable hacia las mujeres. Evans (1964) analizó los datos de estudiantes entre octavo y quinto grado. Las niñas de octavo y séptimo grado superaron a los niños con diferencias significativas. No se encontraron diferencias significativas de género para los grados restantes. Jensen (1973) investigó el desempeño en CM en estudiantes de sexto grado en tres escuelas: si bien la diferencia en las puntuaciones obtenidas entre los establecimientos no fue significativa, sí se observaron diferencias significativas a favor de las mujeres en una de las tres escuelas y ninguna diferencia en las otras dos. Prouse (1967) investigó la creatividad en matemática en estudiantes de séptimo grado e informó una diferencia de medias significativa en las puntuaciones compuestas de creatividad que favorecen a las mujeres. Baer y Kauffman (2008) revisaron la literatura sobre creatividad general, encontrando que la mayoría de las investigaciones basadas en pruebas de creatividad evidenciaron una diferencia favorable hacia las mujeres y niñas. Estos hallazgos contrastan con la evidencia robusta acerca del menor rendimiento matemático de las mujeres obtenido en evaluaciones estandarizadas. Por ejemplo, en los resultados en matemática de la prueba PISA (2012), los niños superan a las niñas por 11 puntos como promedio de los países de la OCDE. En los países latinoamericanos esa brecha es aún peor. Por ejemplo, según Mizala (2014), solo un tercio de los estudiantes chilenos con altos rendimientos en matemática en PISA 2009 fueron mujeres. Es pertinente citar a Mann (2009) quien propone que es posible que mediante la evaluación de la CM se esté reconociendo en las niñas un talento poco estudiado, ya que esta habilidad corresponde a uno de los tipos de pensamiento más sofisticados dentro de la matemática (Lithner, 2008). Como sea, estos resultados abren una ventana para indagar más profundamente en este tema.
 
Este estudio no llega a adentrarse en las causas que explican estilos pedagógicos activos en la enseñanza de la matemática, cuestión que resultaría importante de mirar más profundamente en estudios futuros, así como elementos que permitan desarrollar en el profesorado las competencias que los capaciten para potenciar en sus estudiantes pensamiento creativo en el ámbito matemático.
 
Más información sobre este estudio en Revista Calidad en la Educación

Sabías que…

El Consejo Nacional de Educación realiza anualmente una cuenta pública entregando a la ciudadanía los resultados de su gestión. Puede revisar las últimas cuentas públicas aquí.